Nací en Santander en otoño del 74 y empecé a hacer fotografías con una pequeña cámara compacta a los once años. Por lo que se puede decir que mi interés por la fotografía viene desde bien pequeño.

Sin embargo, comencé a trabajar de manera profesional como fotógrafo en el año 2013. Desde entonces, mi formación he dedicado gran parte de mi tiempo a la formación, asistiendo a cursos con grandes fotógrafos. Aunque creo que no hay mejor manera de llegar a ser un buen fotógrafo que a través del trabajo y la constancia.

No sé cómo definir mi estilo, si es que lo tengo. Sí puedo decir que me gusta la fotografía natural, captar lo que sucede interviniendo lo mínimo. Me gusta que mi trabajo, ya sea en bodas u otro tipo de sesiones, sea un reflejo de lo vivido con un aire documental.

Soy consciente de la importancia y el valor emocional que tiene mi trabajo. Lo es sin duda para vosotros, pero más aún para las generaciones posteriores. Por esa razón dedico todo mi esfuerzo a dar lo mejor de mi en cada trabajo, con el objetivo de superar vuestras espectativas. 

Para conocer las tarifas de los reportajes de boda, pincha aquí  y te enviaré inmediatamente un correo con toda la información.