BODA EN CANGAS DE ONIS


Hay algo que agradezco y valoro cada vez más en la fotografía de boda. Y es el trato amable y el respeto que recibo no solamente por parte de los novios, sino también de sus familiares más cercanos. Entrar a sus casas durante los preparativos y sentirme cómodo y sin tensión, no como un extraño, es una sensación que hace que mi trabajo sea emocionalmente mucho más rico.

Mercedes y Daniel decidieron casarse en Tielve, un pequeño pueblo de las montañas asturianas, lugar del que procede la familia paterna de ella. Allí, con los imponentes Picos de Europa ejerciendo de anfitriones, tanto los invitados como los habitantes del pueblo, demostraron su cariño y respeto hacia esta joven pareja, en una ceremonia emotiva y no exenta de momentos divertidos a costa del buen humor del propio sacerdote, quien confesó que le hacía especial ilusión celebrar el enlace en Tielve, pues ya casi nadie se casa en los pueblos pequeños.

Una vez casados, aprovechamos los paisajes cercanos al pueblo para las fotografías de pareja, mientras los invitados se dirigían al restaurante “Finca Villa María” en Cangas de Onis, donde tenía lugar el banquete. 

Éste ha sido mi primer reportaje de boda en Asturias, una provincia a la que le tengo especial cariño desde mi adolescencia. Por lo que siempre es bueno tener una excusa para visitar cualquiera de los numerosos pueblos y villas que conforman un paisaje rico en diversidad y por encima de todo, la calidad humana de sus habitantes.

Estoy muy agradecido a Daniel y Mercedes por contar conmigo para acompañarles en su día. Sé que suena a tópico, pero es la auténtica verdad: fue un verdadero placer para mí y una experiencia para recordar.